Nueva vida en el corazón de la casa

28 Octubre 2019
Las cocinas son espacios esenciales de nuestro hogar. En este singular lugar ocurren momentos íntimos con la familia y amigos o experimentos gastronómicos destinados a sorprender a nuestro entorno más cercano. El microcemento es un material de aspecto sobrio y natural que enamora a aquellos que buscan acabados modernos y vanguardistas para vivir en un espacio de marcada singularidad y exclusividad. Es un revestimiento que está en pleno auge y brilla especialmente cuando es aplicado en las cocinas por su acabado totalmente impermeable y su resistencia a la abrasión y otros avatares propios de estas estancias: salpicaduras de agua y otros líquidos, utensilios de cocina que caen, etc.

Las cocinas con microcemento en paredes y suelos reúnen una serie de requisitos estéticos y prácticos que contribuyen a que las firmas y profesionales más importantes del diseño e interiorismo se decanten por este tipo de superficie. En primer lugar la aplicación del microcemento no requiere de juntas de dilatación con lo que se pueden cubrir amplias superficies sin rupturas visuales.
Esta continuidad en el material facilita la higiene ya que la ausencia de juntas hace que los residuos propios de una cocina: salpicaduras de aceite o agua, migas, trozos de diferentes alimentos, se limpien fácilmente. En segundo lugar, la combinación de diferentes tipos de pigmentos en su composición permite la creación de un amplio abanico de colores y efectos decorativos.

Los límites para crear soluciones decorativas para las cocinas son la propia imaginación y nuestras inquietudes estéticas: Podemos darle un acabado industrial con tuberías vistas y complementos como lámparas de techo metálicas que iluminan la isla central de microcemento, esta isla permitirá evitar los desplazamientos innecesarios y favorecer la libertad de movimientos a la hora de preparar un plato.

Los elementos decorativos clásicos como la madera, el ladrillo vista para combinar con el microcemento serían elecciones muy acertadas. También optar por una cocina minimalista de líneas rectas y ausencia de elementos innecesarios, donde podríamos incorporar una encimera de microcemento para dar esa sensación de continuidad y unidad de materiales que buscamos. Como decía Coco Chanel :"la simplicidad es la clave de la verdadera elegancia".

La cocina es el mejor ejemplo de que con el microcemento se logran espacios diáfanos, claros, agradables, amplios y luminosos. El microcemento en cocinas se adapta a cualquier gusto o necesidad que tengamos. Una cocina con revestimiento de microcemento es un lugar único con un acabado elegante que perdura en el tiempo.