Todo al blanco

9 Agosto 2019
Los gustos más atemporales, suelen apostar por colores neutros en la búsqueda de luminosidad y amplitud, siendo el color blanco una de las mejores bases para combinar con mobiliario y otros complementos. Son muchas las razones que nos animan a arriesgar por este color a la hora de revestir suelos y paredes de hogares y espacios, pero su resistencia a permanecer limpio y luminoso durante todo el tiempo, hacen que a menudo sea una opción descartada.

Hoy en día, las posibilidades de revestimiento decorativo han evolucionado con materiales que conjugan técnica y decoración, haciendo del color blanco una posibilidad para cubrir cualquier estancia por transitada o vivida que sea. Paredes y suelos de baños y cocinas o espacios frecuentados, pueden lucir el brillo del color blanco de manera actual y limpia gracias a materiales como el microcemento.

La continuidad del microcemento sin juntas, aporta un atractivo aspecto por el cual arquitectos e interioristas lo eligen cada vez más en sus proyectos. Es resistente, está disponible en gran variedad de colores, pero por su sencilla aplicación, limpieza y mantenimiento es una buena elección de revestimiento en tonos claros. De este modo, elegir entre el contraste con otros colores, texturas o materiales, o apostar por “todo al blanco”, sólo dependerá del usuario final.