Cemento pulido: qué es, ventajas y usos principales

25 Marzo 2022

Casi todos hemos oído hablar alguna vez del cemento pulido. Fue uno de los materiales más utilizados en el siglo XX en espacios industriales y apartamentos, gracias a una estética compatible con diferentes estilos decorativos. En la actualidad, es una de las opciones que tenemos a nuestro alcance para transformar el suelo de la casa.

Pero, antes de pensar en revestir ninguna superficie, hay que tener muy claro qué es el cemento pulido y las ventajas que ofrece. Un material que habitualmente se confunde con el microcemento, conquistador absoluto, en los últimos años, de la decoración de los espacios tanto interiores como exteriores, pero que tienen grandes diferencias a tener en cuenta.

En este post te lo contamos todo acerca del cemento pulido y lo que aporta a la decoración. ¡Sigue leyendo y toma nota!

Sala de estar con suelo cemento pulido
Sala de estar con pequeña área de lectura en la que se ha empleado cemento pulido en el suelo

¿Qué es el cemento pulido? Acabados industriales para suelos

El cemento pulido es un material creado a partir de la mezcla de áridos, aditivos, agua y pigmentos. En concreto, es una capa de cemento refinado a la que se añade un colorante que, posteriormente, se pule con una máquina especial. Como resultado de este proceso, se crea un pavimento continuo de unos 5 milímetros de espesor perfecto para revestir interiores y exteriores.

Como revestimiento decorativo, se aplica directamente sobre el suelo creando un acabado uniforme y moderno, convirtiéndose en un gran aliado para lograr estancias en las que se respira contemporaneidad y vanguardismo.

Este material, cuya aplicación es exclusiva en suelos, fue de los primeros revestimientos que se utilizaron para recubrir el piso de establecimientos de carácter comercial como fábricas, oficinas o locales. Pasaron los años y estos comenzaron a convertirse al ámbito doméstico y se dieron cuenta que los pavimentos recubiertos con cemento pulido eran una gran opción para la vida diaria ya que, además de aportar resistencia y, a su vez, transformar las viviendas en lugares más confortables, también aumentaba las prestaciones estéticas.

Lo mejor del cemento pulido: ventajas más destacadas de aplicarlo

El cemento pulido es un material de construcción que se aplica, mediante llana, de forma manual. Es un revestimiento indicado para la decoración de superficies que ofrece una alta adherencia y una excelente impermeabilidad. Permite revestir suelos, oficinas, espacios comerciales o baños.

Sus altas prestaciones se traducen en un pavimento continuo que potencia la sensación de amplitud y luminosidad en cualquier parte de la casa. Este efecto de continuidad se convierte en el mejor aliado para crear atmósferas modernas.

Este material aumenta visualmente la dimensión espacial. El cemento pulido no exige mucho cuando hablamos de mantenimiento, siendo un recubrimiento que resulta fácil de limpiar, aunque hay que tener en cuenta ciertas consideraciones para hacerlo ya que se aconseja hacerlo en húmedo y con una disolución de agua y químicos de pH neutro. Esto será suficiente para lograr una gran durabilidad.

Tiene mucha resistencia a la compresión, lo que se traduce en un material de construcción perfecto para aplicar en garajes y naves industriales. Es idóneo para revestir este tipo de pavimentos.

Contras de revestir suelos con cemento pulido

La apuesta por el cemento pulido es perfecta para conseguir un ambiente industrial que evoca a los grandes lofts neoyorquinos que se empezaron a ser tan famosos en los años 90, pero también presenta una serie de inconvenientes como revestimiento.

Salón con suelo de cemento pulido
Salón moderno en el que se ha revestido el suelo con cemento pulido.
  • Con el paso del tiempo, el cemento pulido puede perder su brillo inicial.
  • A diferencia de otros recubrimientos decorativos, necesita de grandes máquinas pulidoras para conseguir acabados de calidad. Y, hay que tener en cuenta, que este tipo de maquinaria, por norma general, no llega a todos los rincones.
  • Es un material poco eficiente si queremos que actúe como aislante térmico y acústico.
  • Los líquidos que se derramen sobre la superficie deben secarse antes de su absorción.
  • Es un revestimiento de baja porosidad.
  • El cemento pulido tiene juntas, lo que evita la sensación visual infinita que generan los revestimientos que garantizan la ausencia de estas.
  • Es sensible a los cambios de temperatura, lo que se traduce en la aparición de grietas. Esta facilidad para agrietarse compromete la durabilidad de los acabados.
  • Es un producto que tiene un peso elevado y un gran espesor.

Usos del cemento pulido

Como ya hemos comentado, el cemento pulido se ciñe al mundo de los pavimentos. Es un material preparado para ser aplicado en interiores y exteriores y funciona a la perfección tanto en el ámbito doméstico (suelos y escaleras) como en entornos industriales (fábricas o aeropuertos).

También forma una pareja muy bien avenida con el suelo radiante, ya que cuando se instala este tipo de pavimento es necesaria un material que aporte solera y esté preparado como conductor térmico.

Cocina con suelo de cemento pulido
Microcemento en el suelo de un salón equipado con un sillón y un extenso sofá

Cemento pulido en el baño

El cemento pulido es impermeable, lo que le convierte en un material ideal para ambientes húmedos. Los baños son el escenario húmedo por excelencia. El acabado de este revestimiento es perfecto para el lavabo, la ducha o la bañera, pero será necesaria aplicarle alguna protección para que la superficie no absorba demasiada agua en un ambiente con tanto vaho y vapor.

Los baños de cemento pulido se asocian a la perfección con el estilo minimalista. Esta estética ordenada y sin ornamentos es ideal para darle un toque propio a esta parte de la casa. La funcionalidad y los acabados suaves son el mejor aliado para que el baño transmita elegancia.

Suelos resistentes y brillantes

Los suelos de cemento pulido ofrecen un acabado liso con efecto brillo que realza la belleza del espacio, ya sea en interiores o exteriores. Es un acabado perfecto para este tipo de superficies. El cemento pulido se adapta a la perfección a las diferentes formas geométricas y estilos.

Así, crea un pavimento resistente y seguro en cualquier parte de la casa. La aplicación de cemento pulido en el suelo es idónea para lograr que el pavimento brille con luz propia y, como ya sabéis, la luminosidad acapara la atención y amplía en composiciones de lujo.

Degustando deliciosas atmósferas en cocinas

Cocina con suelo de cemento pulido
Cocina en la que el suelo de cemento pulido combina con escaleras de madera.

Las cocinas de cemento pulido funcionan a la perfección y se integran con el cristal, el metal o la piedra para crear atmósferas exquisitas. El gusto por combinar formas y materiales permite obtener acabados personalizados. El acabado brillante de este material se combina con la variedad de colores que admite. Aunque el tono más habitual es el gris, siempre podemos recurrir a colores más alegres, como el rojo, o elegantes, como es el caso del negro.

Además, es un material que, estéticamente, se adapta muy bien a diferentes materiales que suelen habitar las cocinas como la madera de mesas, sillas o algún mueble auxiliar o el metal de algunos electrodomésticos o utensilios. Incluso con la cerámica o el cristal de platos y tazas, combina con gusto.

Diferencias entre cemento pulido y microcemento: su parecido es solo visual

Es relativamente fácil confundir los acabados de cemento pulido y microcemento, ya que a simple vista pueden resultar idénticos. La principal diferencia entre ambos revestimientos radica en el peso estructural de los dos materiales. El espesor del microcemento es de apenas 3 milímetros, mientras que el cemento pulido cuenta con un mínimo de 5 centímetros.

El microcemento, a diferencia del cemento pulido, no necesita juntas de dilatación y se traduce en superficies continuas que potencian la luminosidad de cualquier espacio. Además la aplicación del microcemento se realiza sin necesidad de emplear maquinaria ni herramientas pesadas.

El cemento pulido necesita una máquina pulidora tras su aplicación, lo que dificulta su aplicación en espacios ubicados en plantas altas. El microcemento se aplica sobre la superficie existente sin necesidad de eliminar el pavimento existente.

Salón con grandes ventanales y suelo de microcemento
Salón luminoso en el que se ha revestido el suelo con microcemento

Además de no generar escombros, el microcemento ofrece una versatilidad mayor. Su aplicación no se limita a suelos, ya que es un material fabricado para revestir superficies verticales y horizontales tanto en espacios interiores como exteriores. Se puede aplicar en suelos, paredes, muebles, escaleras, baños y cocinas.

Las posibilidades decorativas del microcemento son infinitas y es un revestimiento continuo que se adapta a cualquier estilo decorativo, ya que aporta un tono uniforme y duradero. El cemento pulido con el tiempo suele fisurarse. Gracias a las resinas y al proceso de sellado, el microcemento ofrece un resultado estético y resistente al paso del tiempo.

Si ha llegado el momento de transformar los suelos de casa o de tu negocio, el cemento pulido y el microcemento son dos buenos aliados en el camino hacia la exquisitez. Ahora, sabiendo las diferencias y similitudes que hay entre ambos, solo te queda elegir uno de los dos materiales para conseguir una superficie original que te ayude a crear una atmósfera única.